Qué es el GMS y porqué evitarlo

by | 8 May 2018 | Nutrición | 0 comments

Qué es el GMS y porqué evitarlo

May 8, 2018 | Nutrición

En los alimentos que consumimos dia a día, existe un factor que muchas veces los distingue como su sabor, el olor, su textura. Estos apectos son manipulables para hacer productos mas llamativos y adictivos. Hoy te contaremos un poco del GMS, un potenciador de sabor utilizado comunmente en alimentos de todo tipo. SI – de todo tipo.

En su forma natural es un aminoácido no esencial, que se encuentra en alimentos comunes como el queso parmesano, tomate, carnes, champiñones, espinacas y también en la leche materna. Pero del que hablamos en este post es del GMS sintético.

Como su nombre lo indica, el glutamato mono sódico es una sal utilizada como potenciador de sabor de alimentos y en la etiquetas de producto lo puedes encontrar como aditivo E-621, GMS, sal china, ajinomoto o umami. Es de origen japonés y es muy utilizado por restaurantes para resaltar el sabor de platillos. En México está presente en la mayoría de los alimentos procesados.

 

¿Por qué evitarlo?

Su consumo natural no representa un daño a nuestro cuerpo, pero al añadirlo de modo sintético a alimentos tan comunes como salsas, aderezos, botanas, snacks o incluso alimentos preparados y se ha asociado con problemas como: fatiga, dolor de cabeza, sudoración, dolor de pecho y nauseas. Además al incrementar el sabor de los alimentos te hace comer más y más, generando una adicción.

Aún no se decreta en un estudio clínico ya que la mayoría de los estudios son elaborados con animales, y no se ha comprobado lo contraproducente que puede ser este aditivo, pero según la Organización de Estudio e Investigación de Mayo Clinic, la FDA (Food and Drug Administration, USA) ha recibido reportes de reacciones adversas al consumir alimentos relacionados al GMS en el corto plazo; y a pesar que se ha usado por décadas, hace 40 años no era usado en casi todos los alimentos, era utilizado principalmente en restaurantes orientales. Hoy en día puedes encontrarlo hasta en la barrita de granola que te compraste en la tienda de la esquina. Por consecuencia existe un incremento en notificaciones de los malestares relacionados a este potenciador.

¿Qué puedo hacer?

Muy sencillo, evita los alimentos que lo contengan y revisa las etiquetas en el apartado de ingredientes. Búscalo con todos sus nombres y abreviaciones, poco a poco notaras que está presente en muchos alimentos que consumimos diariamente y optaras por opciones libres de potenciadores y conservadores. Procura alimentos frescos, naturales y sin muchos procesos.

×