¡Escucha a tu Cuerpo!

by | 29 Jun 2018 | Tips | 0 comments

¡Escucha a tu Cuerpo!

Jun 29, 2018 | Tips

Te ha pasado que cuando estas aburrido, ansioso, desesperado… ¿te dan ganas de comer? Y no necesariamente una zanahoria rallada con piña… se te antojan más unas papitas fritas? O una pizza? O una galletas de la maquinita de la oficina?

La ansiedad y el apetito suelen tener una conexión. Normalmente cada uno de nosotros respondemos a la ansiedad de manera distinta, pero en ocasiones esta ansiedad causa problemas en el apetito, la forma de disfrutar los alimentos y la dieta en general. No se considera un problema muy serio hasta que este cambio de hábitos lleve a un efecto negativo y constante.

¿Cómo saber si es apetito/hambre o un tema de ansiedad/emocional? Lo más fácil es escuchar a tu cuerpo y darte esos segundos para mentalizar que está sucediendo.

Apetito/Hambre: Aparece paulatinamente, la mayoría de las veces “aparece” en un horario usual o cercano a tu hora de snack o comer. No son antojos específicos y va más de la mano con la hora del día o la actividad física que realizaste.

Ansiedad/Emocional: Ocurre cuando estamos aburridos, queremos evitar hacer una tarea ó un pendiente, tenemos muchos asuntos en fila por hacer, nos sentimos agobiados y aquí el comer es como un escape o alivio.

Te mencionamos algunas ideas para manejar mejor esa ansiedad ó el hambre “emocional” y poder escuchar mejor a tu cuerpo:

1.- Ejercítate regularmente

El hacer ejercicio de manera regular previene el estrés, manejar nuestras emociones y quemas calorías. En lugar de correr a la cocina, trata de salir a caminar, subirte a la elíptica o pasear a tu perro un rato. Te distraerá y mantendrá ocupado.

2.- Toma descansos y respira

Independiente de lo que estés haciendo, date un descanso de vez en cuando. Camina, estírate, plática con amigos o compañeros y distráete. Esto te dará tiempo de canalizar mejor tus emociones y pensamientos. Colorear también ha demostrado que disminuye los niveles de ansiedad y de estrés considerablemente.

3.- Toma un té

Las bebidas de té caliente relajan y calman la mente y el cuerpo. Pueden llegar a saciarte y dejarte pensar con claridad, porque ese momento “ansioso” ya pasó. Como lo bebes despacio porque está caliente, ayuda a tomarte las cosas con más tranquilidad. Es un tip excelente para cuando sientas algo de estrés o que tienes muchas cosas por hacer.

Lo más importante que te dejamos de esta reflexión, es que debemos de aprender a escuchar a nuestro cuerpo y sus reacciones ante nuestro alrededor. Al saber escucharlo, vamos a saber responder mejor a lo que necesita y evitar tener momentos ansiosos durante el día.

×